Las Pecadoras Modernas y Otras Chicas del Montón


preuba by Pepi del Montón
agosto 8, 2008, 10:32 pm
Filed under: Uncategorized


“El Pecado es Relativo” by MajeAlfaro
mayo 7, 2007, 11:16 pm
Filed under: Conceptos, Pecado, Pecadoras Modernas, Relatividad

 

Y el Adán que mordió la manzana

me pregunto que tanto dudó

si supiera lo que de esa rama por su mano empezó

del pecado a la luz nos andamos

y entre enanos no es bueno juzgar

vaya pues de esta mano el pecado, si es pecado pensar.

 

“Del Pecado” – Alejandro Filio

Pepi tiene la cara azul. Se mira al espejo para chequear si la mascarilla que se ha puesto cubre todo su rostro. Sonríe y se sienta en el suelo, encima de uno de los cojines que están dispersos alrededor de toda su habitación. A su lado encuentra un periódico, lo toma y piensa que debería ponerse a buscar trabajo. En ese momento, lo abre y cae un naipe de adentro. Extrañada, lo toma entre sus manos y mira el titular de la página de donde ha caído: “Pecado perderse esta oferta”… ¡Genial! Pero que titular más malo, se nota la creatividad… Dice en voz alta mientras pasa el naipe por entre sus dedos. La palabra “pecado” retumba en su cabeza… Pecado, pecado, ¿qué es el pecado?… Toma un plumón que encuentra encima de su velador y escribe sobre el naipe… “El pecado según Pepi del montón”… Ríe. A pesar de su educación en colegio religioso, nunca ha basado su vida sobre los conceptos que le fueron impartidos en él. A Pepi siempre le ha gustado vivir a su aire e interpretar esos conceptos sobre la base de su manera de pensar… “El pecado según Pepi del montón”… Relee.

Suena el teléfono, un teléfono de disco tan azul como su cara. El sonido del timbre la saca de su meditación; sin embargo, éste deja de sonar y Pepi vuelve al naipe. Acaba de notar que es un As de corazones, su carta preferida… El pecado es cuando quiebras una ley establecida, no, no, no. El pecado, según Pepi del montón con mascarilla azul es cuando desobedeces una ley dada por, no, no. El pecado es una acción que te aparta de lo que es bueno, pero nadie puede establecer a ciencia cierta lo que es bueno y lo que es malo; por lo tanto, pecar, según Pepi del montón, es relativo… Pepi se carcajea y piensa que esa definición es demasiado larga como para escribirla en un naipe y que es seguro que en unos minutos, no podrá recordarla.

“El pecado es relativo”

Una frase más que se une a la teoría de la relatividad que – sin querer queriendo – Mara Bom y Pepi, han ido construyendo desde aquellos 19 años en que, se dice que, descubrieron y se descubrieron muchas cosas que marcaron su vida.

“El pecado es relativo” era el titulo de un mail de forward que Mara había recibido y que había reenviando a Pepi quizá para evitar una desgracia amorosa, millones de años de mala suerte o alguna de esas maldiciones que te llegan como “condena” desde una cadena. Pero la verdad, lo había enviado por eso de la relatividad, pues llamó su atención y sabía que a Pepi también le resultaría interesante pensar en ello.

El teléfono azul vuelve a sonar.

-Aló, Mara Bom, ¿tú llamaste…?

-Mi madre dice que me voy a ir al infierno… Me lo han dicho tantas veces que creo que ya soy inquilina perpetua.

-¿Y ahora porque?

-Pues porque le respondí mal y el rollo de “¡no eres dulce!”

-Las madres suelen decir eso, yo soy el iceberg que se chocó con el Titanic.

-Sí pues, el rollo de te vas al infierno por pecadora. Eso suena más a rollo de abuelita. En fin, nadie se toma la molestia de decirte lo que es pecar.

-Que? Un brainstorming?! Pecar es…la la la -Pepi anota en el naipe.

  • Herir a otros con las palabras
  • Hacer lo que te da la gana “no matter what?”
  • Estar lejos de lo “bueno”
    • ¿Qué es lo bueno? Eso es tan relativo.
  • ¿Herirte a ti mismo?
  • Es la adrenalina que sientes cuando algo va en contra de la “sociedad. See, bendita adrenalina….

-El pecado es finalmente la etiqueta que nos ponemos para condenar o dejar de condenar a las personas por sus actos, antes de vivir nuestra vida propia. –Afirma Mara Bom. –Al fin y al cabo, eso también es pecado….

-Nah, el pecado es relativo, ya lo dice Pepi del montón con mascarilla azul.

-Sí, es relativo y hoy en día, “almost nobody cares”, o sea a casi nadie le importa…



Jesús, Sexo y pecado by gertrudeschluter
abril 30, 2007, 4:13 pm
Filed under: Código DaVinci, Concilios, Dan Brown, Dios, Jesús, María Magdalena, Pecado, Sexo

Hace unos días estaba conversando con unos jóvenes en un grupo de discusión, la mayoría de ellos católicos. Discutíamos sobre “El Código Da Vinci”, un best-seller bastante bien escrito, de estilo policial y que ha causado tanto furor entre las mentes cristianas por el revuelo que les supone imaginar que Jesús hubiese tenido un hijo con María Magdalena. Ningún(a) exegeta o teólogo(a), o historiador(a) serio(a) se toma realmente en serio el asunto. La mayoría de supuestos especialistas que hemos visto en programas de la tele son intelectuales poco formados o de instituciones no muy serias y que se basan en especulaciones no muy bien argumentadas. Pero claro, cuando hablamos de “sexo” y lo juntamos con Jesús, no hay pierde. El escándalo es más interesante que la verdad. Pero vayamos más lejos todavía. ¿Qué pasaría si de pronto alguien descubre pruebas realmente determinantes de una relación entre Jesús y María Magdalena? Imaginemos –en el colmo de nuestra concesión a los imaginativos coros que rodean a Dan Brown, el autor del Código… que puedan existir documentos que una mano oscura pretende ocultar y que dan cuenta del apasionado romance entre el Redentor y la ex pecadora. Pues bien, imaginando todo eso…¿qué? ¿cambia en algo el mensaje de Cristo? Es que debemos imaginar a Jesús exento de toda posibilidad de haber sentido el amor “carnal” y de haberlo vivido? El Concilio de Calcedonia (realizado en el siglo V, otro día hablamos de la autoridad de estos Concilios, que el “Código…” pretende desvirtuar) , que estableció el dogma por el cual Jesús es perfectamente humano y perfectamente divino, a la vez, nos da la posibilidad de entender que Jesús, como dice la Carta a los Hebreos, 2, 17: “tuvo que asemejarse en todo a sus hermanos” (los humanos). Pero seamos honestas: en el Nuevo Testamento poco se nos da a entender de la manera en que Jesús entendió y vivió la (su) sexualidad. ¿No será porque a Jesús le parecía mucho más importante luchar contra la perversión del poder, de la mentira, el engaño y del abuso? Y sabemos que lo peor que puede haber en el sexo deriva no del sexo en sí mismo, sino de esas perversiones que usan al sexo como un canal más por el que expresan sus bajezas. ¿Qué quería decir Jesús cuando perdona a la pecadora (que no es María Magdalena, esa es una falsa interpretación como veremos más adelante) diciendo que se le perdona porque “mucho ha amado”? Jesús ve que en la “adúltera” hay una mujer que ante todo, no ha sucumbido ante la sensualidad cruda sino ante el sentimiento del amor. Recuerden chicas, y ustedes entienden mejor que los hombres esto: el sexo está ligado al amor como el árbol a sus ramas. Tengan cuidado en caer en las interpretaciones machistas que quieren quitar la profundidad espiritual de Jesús por la hipótesis de que hizo el amor alguna o muchas veces. Ya lo dije, ¿y si lo hizo, qué? Si lo hizo, es porque amó y amó mucho. Y él sí sabía lo que era el amor. Ustedes, ¿están bien seguras de cuándo es amor y cuándo no lo es? Me atrevería a pensar que muchas no lo están o no han estado seguras siempre del asunto y luego…han metido la pata. El pecado no está en el sexo, sino en ser tan tonta que no hayas diferenciado lo que es el amor del que no lo es.



Pecado No Identificarnos by Pepi del Montón
abril 23, 2007, 6:56 pm
Filed under: Confesora, Pecadoras Modernas, Perfiles, Quiénes Somos

La Confesora: Gertrude Schluter

Gertrude Schluter, nació en Alemania, en la década del 60. Estudió en la Universidad de Heidelberg y se graduó con una tesis en la que invita a poner mayor énfasis en el encuentro de la filosofía y la teología. Para dicha tesis (que le valiera un Magna Cum Laude) utilizó herramientas conceptuales provenientes del análisis estructuralista de origen francés y análisis filológico (Tiene un Post-grado en la Universidad de Oxford en Lingüística General y Filología Comparada).

Ha trabajado en diversas áreas como la filología, habiéndose iniciado en el estudio de sánscrito y su relación con los textos sagrados del Hinduismo. Antes de profesar como religiosa, hizo un año de meditación bajo la supervisión del gurú indio Bhagwan Rajneesh (1931-1990) quien le inició en técnicas especiales de meditación y oración que luego aplicaría en su vida de religiosa.

Trabajó enseñando en Facultades de Teología del Tercer Mundo, y fue miembro de distintas ONG’s, desempeñándose como consultora de temas éticos en varias de ellas. En 1989 dejó la vida religiosa por incompatibilidad de perspectivas de interpretación. Pese a que considera que no volvería a la vida religiosa, menciona que haber dejado su congregación “fue responsabilidad de un exceso del uso crítico de mi razón…creo que en ese momento perdí la fe. Cuando la recuperé, ya había tomado la decisión y había dejado la congregación dos años antes” –mencionó en una entrevista otorgada al magazine Focus (creado para hacerle frente al famoso Die Spiegel).

Gertrude ha publicado dos libros, uno sobre espiritualidad católica en la era moderna y otro sobre Teología Sistemática. Y lo ha hecho bajo seudónimos distintos. Uno de ellos es un seudónimo masculino que ha tenido éxito de ventas en Alemania y acaba de ser traducido al portugués y al danés.

Actualmente Gertrude vive en el Perú dedicada al trabajo de docencia en escuelas rurales y da acompañamiento espiritual a personas que vienen a través de agencias especiales en la nueva tendencia de “turismo espiritual” en la ruta Piura – Iquitos – Cusco – Lima.

Conocimos a Gertrude en uno de nuestros viajes espirituales a la región del Cusco. Ella se ofreció a ayudarnos con este blog siempre y cuando mantuviéramos en reserva su nombre y cambiáramos algunas coordenadas de la información para que no fuese fácilmente ubicada. Cree que algunas de sus declaraciones podrían generar descontento entre algunos sectores de la Iglesia y no quiere atentar contra la Unidad católica.

Gertrude y un su equipo de “pecadoras modernas” asesorado por ella, dará respuesta a tus inquietudes.

 

Las Pecadoras Modernas: Pepi del Montón y Mara Bom

Dos chicas del montón de edad indefinida entre los 20 y 30 años. A veces al borde del ataque de nervios, otras entre tinieblas, metidas en un laberinto de pasiones o preguntándose qué han hecho ellas para merecer esto. Con dudas, dilemas y muchas preguntas por ser respondidas y dispuestas a confesar lo inconfesable, lo que las perturba, lo que no, lo que las altera, lo que las hace dudar o dar pasos en falso. Aquello que hacen deseando, queriendo – y también sin querer – , aquello que podrías estar sintiendo tú en este preciso momento.

Pepi del Montón y Mara Bom son liberales y open minded, son reales en el mundo y entre las chicas del montón. Sienten como tú los problemas propios de la edad y resultado de esta sociedad.

Ambas están listas para leer cualquier tipo de “pecado”. Habla con ellas por medio de su correo:
pecadorasmodernas@yahoo.es

Las Pecadoras Modernas expondrán tu confesión a Gertrude – con total confidencialidad – para hallar la solución al dilema del montón: ¿pecado o no pecado? ¡Menuda confusión!